Terapia Ocupacional a Domicilio

Una de las ventajas de mantener a nuestros mayores en casa es la posibilidad de contratar recursos específicos para hacerles la vida más fácil. Uno de ellos es la Terapia Ocupacional.
⭐⭐⭐⭐⭐

Algunas de las actividades de la vida cotidiana que realizamos casi sin pensar cuando somos adultos (vestirse, cocinar, pagar la compra…) pueden convertirse en una dificultad cuando envejecemos. Es natural que en mayor o menor grado vayamos perdiendo agilidad física, capacidad de concentración o agilidad mental, de forma que determinadas actividades que antes no suponían ningún problema se conviertan en un reto. La Terapia Ocupacional a Domicilio nos puede ayudar a afrontar este tipo de problemas con los mayores que tenemos en casa. Para hablarnos de ello con más detalle hoy tenemos un artículo invitado de nuestra colaboradora Irene Díaz González, Terapeuta Ocupacional a domicilio desde hace 10 años y fundadora y directora de terapiaensudomicilio.com.

Introducción

Hola, soy Irene, fundadora y terapeuta ocupacional del blog Terapia en su domicilio. Soy especialista en personas mayores, accesibilidad y diseño para todos, y también trabajo como teleformadora en infosal.es. Si quieres saber más sobre mí puedes ver aquí mi perfíl de Google con algunas valoraciones de mis pacientes.

Antes de nada, quiero dar las gracias a mayoresenfamilia.com por contar con mi aportación profesional, ya que en ambos blogs estamos de acuerdo y luchamos por lo mismo: mantener el mayor tiempo posible a nuestros mayores en casa.

Mi trabajo como terapeuta ocupacional está dirigido a las personas mayores en el contexto de su hogar. Hago terapia ocupacional a domicilio. Realizo una terapia adaptada a la persona, individualizada y de manera integral, es decir, que intervengo en el área que la persona necesite.

Como sabéis, el objetivo principal de la terapia ocupacional es conseguir que la persona sea lo más independiente posible en sus actividades de la vida diaria.

¿Y esto qué es?

Las actividades de la vida diaria

Las actividades de la vida diaria (AVD) son todas aquellas actividades que una persona lleva a cabo diariamente desde que se levanta hasta que se acuesta, incluyendo la de levantarse y la de acostarse.

Son tareas cotidianas como:

El cuidado personal (alimentarse, vestirse, bañarse, mantener la higiene al hacer las necesidades en el baño, etc.), que abarcan las AVD básicas. Podemos decir que estas actividades son esenciales para la vida, responden a instintos más básicos, requieren un nivel de organización menor y son más sencillas.

El cuidado del hogar (cocinar, organizar la casa, comprar, lavar, etc.) y otras tareas (controlar la medicación, manejar el dinero, salir a excursiones, trabajar, etc.), denominadas AVD instrumentales. Éstas requieren un grado de organización mayor que las anteriores (las AVD básicas) y varían según el entorno en el que nos movamos. Así, por ejemplo, no se manejan igual los transportes públicos en una ciudad que en un medio rural e, incluso, el manejo del dinero es distinto en ambos entornos. Podemos decir, entonces, que estas actividades son necesarias para la vida en sociedad.

Realizar el mayor número de actividades posible es muy importante, pues llevando a cabo tareas tan sencillas como limpiar el polvo o comer, al mismo tiempo estamos reforzando, manteniendo o estimulando otros aspectos muy importantes sin darnos cuenta:

  • Creamos una motivación a la hora de superarnos a nosotros mismos y realizar las actividades de forma autónoma.
  • Conectamos con el entorno.
  • Potenciamos las relaciones con los demás y con uno mismo.
  • Trabajamos los reflejos.
  • Coordinamos los movimientos amplios y también los precisos.
  • Ejercitamos la percepción sensorial a través de los sentidos.
  • Estamos orientados en tiempo, espacio y persona.
  • Fomentamos las capacidades cognitivas como la memoria, atención, concentración, juicio, organización y resolución de problemas.

Con todo lo anterior se mantiene el nivel de independencia general para llevar a cabo las actividades de la vida diaria.

Cuantas más actividades realicemos, más seguiremos siendo nosotros mismos.

Todo ello lo trabajo en cada sesión de terapia ocupacional, con una terapia individualizada y adaptada totalmente a la persona.

Seremos más independientes, cuantas más actividades logremos realizar nosotros mismos.

Ésta es la mejor manera de combatir el envejecimiento patológico, como casos de Alzheimer, Parkinson u otras enfermedades propias de edad avanzada.

Los pacientes y/o sus familias se ponen en contacto conmigo porque muestran alguna dificultad en el desempeño de alguna actividad de la vida diaria.

Esa dificultad puede verse reflejada en alguno o varios de lo que denominamos “componentes funcionales”, que son los siguientes:

Componente Sensoriomotor.
Hace referencia a:
• reflejos neuromusculares
• control postural
• coordinación motora
• tolerancia a la actividad
• conocimiento a través de los sentidos
• destrezas perceptivas…

Componentes Cognitivos e Integración Cognitiva.
Se refieren a aspectos tales como:
• orientación,
• memoria,
• reconocimiento de rostros,
• operaciones intelectuales
• solución de problemas
• atención…

Componentes Cognitivos e Integración Cognitiva.
Se refieren a:
• intereses y metas
• valores
• concepto de sí mismo
• sociales (conversación, conducta social)…

Considerando la situación de cada paciente, las actividades irán orientadas a mejorar los componentes funcionales que dificultan la vida diaria de esa persona.

Programas de Intervención

Los programas de intervención de terapiaensudomicilio.com se centran tanto en la Terapia Física como en la Terapia Cognitiva. Seguidamente detallamos cada uno de ellos.

Terapia Física

Se utilizan diferentes técnicas:

  • Gimnasia, realizando tabla de ejercicios, dirigida por el terapeuta.
  • Psicomotricidad, utilizando recursos que combinan la realización de ejercicio físico con otras capacidades superiores como la coordinación, la lateralidad, la atención, etc.
  • Ejercicios de movilización, basándose en la ejecución de distintas actividades, como por ejemplo, coser, material de terapia como pinchos, conos, etc.
  • Trabajo de la marcha, trabajando la postura correcta, el equilibrio, la fuerza, etc.

Puede leer más sobre la terapia física pinchando aquí.

Terapia Cognitiva

Está basada en:

  • Tareas orales con la terapeuta, para ejercitar las capacidades
  • Ejercicios dirigidos mediante fichas.
  • Actividades dirigidas utilizando tecnologías como por ejemplo una tableta, con aplicaciones Android y otros recursos didácticos adaptados a la persona.

Puede leer más sobre la terapia cognitiva pinchando aquí.

Para que se entienda mejor:

Puede darse el caso de que una persona se vea limitada en alguna actividad de la vida diaria, y no por algo físico, sino por un problema cognitivo. Por ejemplo:

▶ Puede ser que una persona no sea capaz de vestirse sola porque no es capaz de planificar bien el orden de ponerse la ropa.

▶ … o que no pueda cocinar porque no se acuerda bien de si le ha echado sal o no a la comida.

▶ … o que necesita supervisión al hacer la compra porque no maneja bien el dinero.

Todos estos ejemplos, y los relacionados con factores cognitivos los podemos trabajar en 3 modalidades:

  • De manera presencial ➜ soy yo la que me desplazo a la casa del paciente.
  • De manera online ➜ realizando sesiones individuales cara a cara por videollamada.
  • También de manera online, pero contratando el programa especial de Estimulación Cognitiva Online, con el que puedo programar sesiones adaptadas en dificultad, según lo que necesiten. Puedes encontrar más información pinchando aquí.

Si quieres saber más sobre mi servicio de Terapia Ocupacional a Domicilio y la terapia online, puedes visitar mi página web terapiaensudomicilio.com y mi perfil de google con valoraciones de mis pacientes.

Juntos podemos conseguir que nuestros mayores sigan en sus hogares o en el de los hijos, con la mejor calidad de vida posible y felices.

Puntuación: 5 de 5.

¿Quieres recibir información sobre próximas entradas? Suscríbete aquí:

Deja un comentario