El cuidado de personas mayores en casa

Ejemplo de como organizarse con una persona mayor en casa sin renunciar a tu vida personal y tus obligaciones laborales

En esta página te explicamos cómo hacer posible el cuidado de personas mayores en casa haciéndolo compatible con los otros aspectos de nuestra vida: la convivencia con el resto de nuestra familia, nuestro trabajo, el tiempo de ocio, etc. Déjanos explicarte como organizarse para cuidar una persona mayor en casa con un ejemplo real.

Introducción.

Ella tiene ahora 81 años y está diagnosticada con una demencia tipo alzheimer en grado avanzado. Este es un caso un poco extremo, ya que la enfermedad le afecta no solo a nivel mental (pérdida de memoria, desorientación, pérdida del habla, dificultad para entender y razonar…), sino también a nivel físico, hasta el punto de que ya no puede moverse por sí misma, y requiere de silla de ruedas para poder desplazarla. Los síntomas empezaron de forma leve, pero la enfermedad ha ido evolucionando y ahora ya necesita ayuda para todo: comer, vestirse, asearse, moverse, entretenerse… En resumen, es una persona altamente dependiente. ¿Cómo organizarse con una persona mayor en casa en esta situación? Para muchos esta persona sería la típica “candidata” para una residencia de ancianos; sin embargo, vive en la casa de su hijo como un miembro más de la familia.

Quizá pienses que en esa familia alguien no trabaje, y que por tanto tenga tiempo suficiente para cuidar de la persona mayor (seguramente la esposa, tal y como suele suceder). No es así. Ambos trabajan fuera de casa, y además tienen un hijo. Tienen vidas profesionales activas, y viajan con cierta frecuencia. También mantienen una vida social activa sin que cuidar de la abuela en casa suponga un impedimento para ello ¿Cómo lo hacen…?

La rutina diaria.

Te resumiré aquí la rutina típica de uno de sus días entre semana:

8:00 de la mañana:
Llega el Servicio de Ayuda a Domicilio que atiende a la persona mayor para levantarla de la cama, asearla, vestirla y darle en desayuno.

9:20 de la mañana:
Llega el servicio de ruta del Centro de Día al que acude nuestra anciana todas las mañanas. En este Centro de Día pasa gran parte de la jornada (desde las 9:30 hasta las 5:30 de la tarde aproximadamente). Come allí, se relaciona con otras personas y hace actividades. También hay servicio de peluquería, podología, fisioterapia… que utiliza cuando es necesario. Es decir, está atendida por profesionales que vigilan su estado y evolución.

5:30 de la tarde.
La recoge una cuidadora particular que ha contratado la familia. Le da la merienda, y si hace buen tiempo la lleva a dar un paseo al parque durante un rato; si no, vuelven directamente a casa, donde la ducha, la entretiene, ven la tele un rato y la acuesta a las 21:30h después de haberle dado la cena.

Esto es para los días de diario. Además, los fines de semana también hay contratada otra cuidadora que se encarga de ella. También hay veces que otros familiares se llevan a la abuela con ellos para disfrutar de ella y descargar un poco a nuestra familia.

A no ser que esté de viaje, el hijo suele ver a su madre todos los días (por la mañana antes de ir a trabajar y por las tardes). Él y el resto de la familia tienen un contacto estrecho con ella. Es decir, cada día saben si ha comido bien o no, o si ha surgido cualquier problema. Ella, aún con las limitaciones que le impone su enfermedad, sigue siendo parte de la familia en su día a día.

¿Y esto cuánto cuesta…?

cuanto cuesta cuidar de persona mayor en casa

Bueno… esto es lo que seguramente te estás preguntando ahora. Hay quien piensa que mantener a los mayores en casa es más caro que las residencias, sin embargo, al contrario, puede ser incluso más económico.

Te explico: tanto el Centro de Día (que es dónde nuestra protagonista pasa la mayor parte del tiempo) como el Servicio de Ayuda a Domicilio (la persona que acude por las mañanas para levantarla) son servicios subvencionados cuyo coste está cubierto en su mayoría por la Ley de la Dependencia (puedes ver más sobre esto en este post en el que tratamos sobre las ayudas a la dependencia). En el caso de nuestra familia se abonan aproximadamente 120 € al mes por el Centro de Día (incluyendo la comida) y unos 40 € por la Ayuda a Domicilio.

Por otra parte, la cuidadora que recoge a la abuela del Centro de Día y que está con ella hasta acostarla está contratada por la familia. Está con ella unas 4 horas de lunes a viernes (media jornada) con un contrato de Empleada de Hogar. Considerando el SMI actual (año 2020) esto supone un salario de unos 560 euros al mes (con 12 pagas) y unos 150 € de cotización a la Seguridad Social (en total, unos 710 € al mes).

Finalmente, la cuidadora que se encarga los fines de semana tiene un contrato de interna, que supone un coste total de unos 730 € al mes contando ambas cosas: salario y cotizaciones a la Seguridad Social.

Es decir, en total el coste de estos servicios para nuestra familia de ejemplo asciende a:

Centro de Día 120 €
Servicio de Ayuda a Domicilio 40 €
Empleada de diario 710 €
Empleada de fines de semana 730 €
TOTAL / mes 1600 €
(cantidades actualizadas en octubre de 2020).

Si consideramos que las residencias en la zona en la que vive nuestra familia están en un rango entre los 1800 y los 2200 euros al mes (lo cual es un rango de precios habitual), vemos que incluso se está ahorrando dinero; pero además:

⦿⠀La persona mayor convive con ellos en casa, con los beneficios que esto supone: la familia sabe de primera mano si la abuela come bien o no, si toma su medicación correctamente, si está de buen humor, si necesita algo, si las cuidadoras la tratan bien… es decir, tienen un contacto estrecho y directo con ella.

⦿⠀Las cuidadoras que atienden a la persona mayor por las tardes y los fines de semana han sido específicamente seleccionadas por la familia de acuerdo a sus preferencias y necesidades, y sobre todo, dedican el 100% de su tiempo a atender a la persona mayor. Como sabemos esto no suele ser así en las residencias, dónde lo normal es que los auxiliares tengan que repartir su tiempo entre muchos ancianos (ver aquí). Esto es especialmente importante cuando las personas mayores requieren tomarse su tiempo para vestirse, comer, asearse… en nuestra propia casa nosotros ponemos los horarios, así que todo será más tranquilo y no habrá prisas.

Es cierto que aquí no se han incluido otros gastos que normalmente cubren las residencias (alimentación, suministros en el hogar…), pero entenderás que el grueso de los gastos son precisamente los que hemos comentado aquí, es decir, los gastos que cubren el personal externo para atender a la persona.

Por supuesto este ejemplo es solo una referencia. Dependiendo de la situación en la que se encuentre la persona mayor el coste puede ser mayor o menor. Ten en cuenta que lo que hemos descrito aquí es para una persona altamente dependiente, es decir, que necesita estar acompañada casi todo el tiempo y que necesita ayuda para todas las actividades cotidianas (comer, vestirse, asearse…). Pero no todos los casos son tan complicados: si en tu caso la persona tuviese mayor autonomía, o si otra persona en la familia puede hacerse cargo en ciertos momentos (el fin de semana por ejemplo) el coste sería incluso menor.

En resumen…

Para cuidar de una persona mayor en casa a la vez que preservamos nuestra independencia y estilo de vida, el secreto por supuesto está en delegar los cuidados, pero haciendo que estos se realicen tomando como punto de referencia nuestro hogar. Para conseguir esto nuestros principales aliados son:

⦿⠀Los Servicios Sociales, tales como la Ayuda a Domicilio o los Centros de Día a los que podrías tener acceso a un coste muy reducido a través de los beneficios de la Ley de la Dependencia (ver aquí).

⦿⠀Las cuidadoras o cuidadores contratados específicamente para suplir las horas no cubiertas por los servicios anteriores.

⦿⠀Si es posible, el soporte de otros miembros de la familia que, aunque no convivan con nosotros, también puedan hacerse cargo en momentos puntuales.

Por supuesto, además de esto, siempre se requerirá cierta implicación y trabajo por tu parte (para contratar cuidadores, tratar con los servicios sociales, etc.), pero no te preocupes, en este blog estamos para ayudarte con esta parte.

Obviamente esto es solo una pequeña introducción. Puede que te surjan muchas dudas ahora… por ejemplo: ¿a qué servicios sociales tenemos derecho? ¿cómo acceder a ellos? ¿cómo contratar al personal al cargo? ¿es mejor contratar a una persona interna o alguien por horas….? ¿es mejor contratar por una agencia o lo hacemos por nuestra cuenta…? ¿y si la persona que contratemos se pone enferma…? ¿qué hacemos en las vacaciones…? Por supuesto, estas y otras muchas preguntas serán tratadas en próximas entradas.

Para comenzar, en nuestra siguiente entrada trataremos específicamente sobre la selección y la contratación de cuidadores. Puedes seguir leyendo aquí.

¿Quieres recibir información sobre próximas entradas? Suscríbete aquí:

Deja un comentario