Ayuda a Domicilio

La Ayuda a Domicilio para mayores es otro de los recursos principales sobre los que podemos apoyarnos para cuidar de nuestros mayores en casa. Junto con los Centros de Día son uno de esos servicios esenciales que nos permitirán atender a nuestros mayores sin tener que renunciar a nuestro trabajo y estilo de vida. Se presta por profesionales especializados que acuden a nuestra casa para atender a las personas mayores. Se puede contratar de diferentes formas: mediante agencias especializadas que nos enviarán a la persona que necesitemos, mediante cuidadores que contratemos nosotros mismos, o también, a través de los servicios públicos de ayuntamientos o de la ley de dependencia. Mediante la Ayuda a Domicilio las personas mayores pueden disponer de personal específicamente dedicado a ellas en su entorno habitual, y además, con un coste que puede ser incluso más económico que el que supondría una residencia, o incluso de forma gratuita o a muy bajo coste si se tiene derecho al servicio prestado a través de las administraciones públicas. Si quieres saber más, sigue leyendo.

Ayudas económicas a la dependencia

Aunque tal y como hemos visto en nuestro post anterior las ayudas a la dependencia suelen estar más orientadas a la prestación de servicios (acceso a residencias, ayuda a domicilio, centros de día…) también es posible obtener prestaciones económicas directas en determinadas circunstancias. En este artículo te damos información más detallada sobre este tipo de ayudas económicas a la dependencia, incluyendo información sobre los distintos tipos y su cuantía.

Ayudas a la dependencia

¿Necesitas un Centro de Día? ¿Ayuda a Domicilio? ¿Tienes derecho a una prestación económica…? Dependiendo del grado de dependencia de la persona mayor es posible que puedas acceder a estas y otras ayudas a la dependencia a través de lo que comúnmente conocemos como «Ley de la Dependencia». En este artículo te informamos sobre ello.